Publicado: 13 de Enero de 2017

Nuestra lectora lo tenía claro: quería un piso antiguo para reformarlo por completo y dejarlo a su gusto. 
Ha decorado la entrada a la casa con un banco y una balda en la pared. Debajo, unos colgadores para que los invitados dejen los abrigos. Como complementos deco: cestos con flores secas, cojines fotos..

En la decoración, básicamente dos colores: blanco y gris. La madera en roble está presente en suelos y puertas. El objetivo era lograr un hogar nada recargado y muy equilibrado.